LESLIE WEST. «BLUE ME». (2006).

El viejo Leslie West (The Vagrants, Mountain, West, Bruce and Laing, The Leslie West Band, etc, etc.), nos demuestra en éste, su último disco solista, una extraordinaria afinidad por el buen Blues, cantando e interpretado en una forma magistral temas de otros autores, otorgandoles un toque por demás personal: el del verdaderol Blues. Se ha comentado en demasía que músicos rockeros blancos, en su esencia, no sean capaces de interpretar éste sublime género de manera muy parecida a sus contrapartes negros. Existen honrosas excepciones tales como Jonnhy Winter, Eric Clapton, el Maestro John Mayall ,y sobre todo, el desafortunadamente finado Steve Ray Vaughn. El Blues es la esencia de todas las cosas, la pauta que da paso al mísmisimo Rythm and Blues, al Jazz, al Rock, al Bluegrass y otros géneros. Se constituye en la materia primigenia de la música, en éste caso hablando específicamente del Rock, pero volviendo a West, aquí se hace acompañar de un supergrupo consituido por Todd Wolfe y Kevin Curry en la guitarra rítmica y de deslizamiento (Wolfe), el experimentado baterista Aynsley Dunbar, Tim Fahey en el bajo, Art Groom en el órgano Hammond y Brian Mitchell en el piano. Por otra parte, la música escuchada es un exquisíto entretejido de bellas armonías. propias, dirían por ahí, de los músicos negros. El disco inicia con esas magníficas armonías bluesísticas, propias de la melodía clásica de Leroy Carr, ´Blues before sunrise´, un excelente juego de acordes por parte del piano de Mitchell y ni que decir de los arpegios de West que se desplazan a buenos solos a los 1:26 y a los 3:21, respectivamente, como todo buen Blues, una envolvente pieza, con una  sección rítmica trabajando exactamente, permitiendo, más que nada, el lucimiento del guitarrista que en su voz toma ése acento que tanto lo caracterizó en sus viejos y ahora nuevos tiempos. ´Woke up this morning´, original de Graham Branes , es el siguiente paso, espléndida guitarra de Leslie en una variante llamada «Slow Blues» («Blues Lento») con un sostén increíble por el resto del grupo, especialmente Mitchell en el piano y Dunbar en la batería, dando lugar a sus exquisitos floreos, a los 2:00 arpegios en una destacable escala con toda la esencia bluesística del guitarrista teniendo como fondo el gran manejo de arpegios del piano. La guitarra habla por sí sola en ésta increíble interpretación por parte de la banda. Magnificencia.´Four day creep´, un espléndido Blues con destacadísima voz de West, gran trabajo de Dunbar, perfecta armonización del grupo, en un momento, con cierta tendencia al Boogie, arpegios del guitarrista a los 2:03 con buen desplazamiento de su escala. Seguramente Ida Cox estaría más que orgullosa con la interpretación de la banda. ´Hit the road jack´, es una conocida melodía de Percy Mayfield, en la que el dúo guitarra-piano establecen un maravillos diálogo, la voz de West se muestra magníficamente ejecutada y Mitchell nos muestra sus grandes dotes de ejecutante del teclado, es de mencionar, el rescate de la esencia del track en un gran arreglo.´Standing around crying´, del Magnífico Muddy Waters, no tiene palabras para reseñarse: un maravilloso arreglo de 6:38 por la banda de éste clásico inmortal, la voz rasposa de West sensibiliza la médula hasta el tope, los lánguidos y breves arpegios de su guitarra con el acompañamiento del grupo, principalmente del Hammond de Groom, es soberbio. A los 2:25 una excelsa escala de arpegios, limpios, puros, tocados en una alta sensiblidad por el guitarrista nos transportan a la esencia de esta música: la tristeza, el sufrimiento, la soledad del sometido. Esplendorosa interpretación. ´One thing on my mind´, de Sammy Hagar y Montrose, a mi parecer, la pieza más floja del álbumn, es un Rock – Blues, un tanto repetitiva, sin mucho cambio en los acordes de la guitarra, la voz  de West es discreta en relación a los temas anteriores, un solo (arpegios) por él más orientados hacia el Rock, modesto pero bien interpretado, al final, arpegios breves y tímidamente disonantes. Buena incursión de Todd Wolfe en la guitarra de deslizamiento. ´Green River´, de John Fogerty, clásica de Creedence Clearwater Revival, sonido pegajoso, definitivamente alejado del Blues y orientado al Sonido Bayou del sur de los Estados Unidos, excelsa coordinación de la banda, destacandose la guitarra rítmica de Kevin Curry, West muestra su destreza y técnica en un excelente solo a los 1:15, dirigiendose en variados acordes y arpegios de guitarra, para continuarse con otros en escala para un solo a los 2.21, conjuntandose, hasta cierto punto, un sonido Funk, muy rítmico, perfectamente interpretado. Fulson y Glenn, autores de la pieza, hacen acto de presencia con ´Sinner´s prayer´, es  precisamente eso, una oración, un lamento en el que el juego de las guitarras de West y Wolfe, entretejen un extraordinario fraseo de acordes y arpegios bluesísticos de excelsa factura, la banda saca demasiado provecho al contexto original de la melodía. La voz y el manejo de la guitarra de Leslie nos llevan a una larga escala de arpegios de casi 2 minutos de duración, sin hacer a una lado la magnífica interpretación de la guitarra rítmica por parte de Wolfe. Una maravillosa interpretación de esta canción. ´Woman¨, original de Fraser y Rodgers, integrantes de aquél grupo de músicos blancos británicos llamado Free, de orientación blusera, es interpretada en una forma de Blues-Rock, de buena manufactura en la que el guitarrista manifiesta buena solvencia para los cambios rítmicos sin perder los consabidos arpegios en una escala que va de los 1:28 hasta los 2:40, el bajo de Fahey destaca por su precisión y sus líneas gruesas y exactas. ´Tore down´, es un dinámico Blues-Rock que nos regala cierta reminisencia a aquella melodía ´Dirty shoes´, del grupo West, Bruce and Laing perteneciente a su último álbumn de estudio (ver reseña en esta misma página en la sección de Hard- Rock), el track cuenta con unos magníficos arpegios de eléctrica que se enmarcan desde los 1:20 hasta los 2:25, sirviendo como un preludio a la, sin temor a equivocarme, mejor pieza del disco:´Summertime´, del inolvidable y extraordinario pianista, arreglista y compositor, ícono de la música norteamericana George Gershwin, aquí la banda le da un  tratamiento magistral a esa inolvidable pieza que forma parte de la ópera ´Porgy and Bess´; existen muchísimas interpretaciones de la misma, en muy distintos géneros y sub-géneros musicales, pero ésta, es la más extraordinaria que he escuchado en mi vida. Todos los músicos lucen, obviamente Leslie con ése trato a la guitarra y una larga escala de arpegios que alcanzan casi los 2 minutos y Mitchell con ese increíble trabajo en el piano, llenando huecos con un sobresaliente sentimiento blusero que enmarca la grandeza interpretativa de la pieza. Es un deber escucharla para comprender lo que aquí escríbo.

Felizmente rehabilitado de su lucha contra la drogas llamadas fuertes, Leslie West nos obsequia con su grupo una extraordinaria gema escondida en lo más recóndito del inmenso repertorio del Blues-Rock. Un disco que retoma magistralmente la esencia del Blues, el verdadero Blues: el de siempre.

Extraordinario.

Acerca R.A.L.P.

Ver también

AJATTARA. «ITSE». (2001).

Este es el primer trabajo discográfico de la magnífica banda finlandesa Ajattara, un proyecto que …