Ser comunista y/o socialista en México.

Durante años, el ser socialista o comunista en México ha sido muy cómodo y a la vez muy interesante. Generalmente son personajes de cualquier género, de lentes gruesos, cabello alborotado o calvos, bigote y barba cerrada que se la pasan horas «arreglando los problemas del Mundo» en los cafés de moda. Portan un buen reloj Rolex, cinturones Ferragamo, zapatos Gucci y demás «linduras» hablan mucho del «desprotegido», «del pobre», «del indígena» pero menosprecian convivir con él.

Poseen excelentes carros, algunos deportivos, lindas residencias en los lugares más exclusivos de México -recuerdo a Garía Márquez y su mansión en Tlalpan- y sus viajes al extranjero son frecuentes. Constituyen una especie de «raza» muy pintoresca y como todo en este país, manifiestan el surrealismo en el cual, por siglos, nos hemos encontrado sumergidos hasta el fondo.

Acerca R.A.L.P.

Ver también

Reflexiones sobre una vacunación imposible.

Este país cuenta con cerca de 127 millones de habitantes. Muchos convergiendo en las grandes …