Vicisitudes de la Postmodernidad: individuos y animales de compañía.

Desde ya hace algunos años, he mirado con gran interés, perplejidad, curiosidad y hasta molestia, el hecho de que gran cantidad de gente, principalmente mujeres de todas las edades y en una menor proporción, individuos del sexo masculino, poseen una gran cantidad de mascotas, háblese de perros, generalmente. Lo que más me ha llamado mucho la atención es que, la gran mayoría de estas mujeres son jovenes, bonitas, atractivas, simpáticas, que pudiesen conquistar a cualquier hombre pero no es así, al parecer, su rasgo distintivo es uno: LA SOLEDAD. Personalmente he hablado con muchas de ellas, conocidas o no, y lo que comenta la gran mayoría es que «…….un animal es más fiel que cualquier hombre……». A todas horas veo esto: mujeres viejas, jovenes, de mediana edad, demacradas, bonitas, delgadas, obesas, de estatura baja, media o alta, con carro o sin él, llenan los parques, centros de recreación, calles y banquetas con su respectiva mascota y………. sus CONSABIDAS HECES.

Las tiendas veterinarias, antes para el cuidado de la salud del animal en cuestión, ahora son una especie de boutique en donde se ofrecen a un precio en ocasiones exorbitante cadenas, platos personalizados, suéteres, abrigos, playeras, calzoncillos, lentes, sombreros, calcetas, etc, etc, para que el animal  se encuentra cómodo: desde luego, el alimento en forma de croquetas tiene diversos nutrientes que, supuestamente, hacen del animal una super mascota, ¿el precio? evidentemente CARO. Pero también existen shampoos «especiales» cremas. lociones y demás aditamentos para estos consentidos animales. Hablemos también de los cuartos que tienen acondicionados estos «compañeros»: camas bastante cómodas, tapetes, colchas, sábanas y demás enseres que un niño o persona adulta pobres jamás soñarían, y actualmente, ya son una hecho establecido y manifiesto los famosos «croquetones», «guauquetones» y demás actos que se realizan para obtener comida donada para albergues de animales.

Conozco varios, entre los que destaca el de un médico dentista que prácticamente ha abandonado su profesión para atender a un gran número de cánidos y gatos en una enorme instalación de su propiedad. La información es obligada a través de las Redes Sociales e importantísimo es tomar las fotos correspondientes, los «me gusta», los comentarios, etc, hechos que si no se presentasen TODO SERIA IRRELEVANTE. No cabe ninguna duda que la realidad que vivimos actualmente parte de la tecnología diaria de aquellos que manejan dispositivos manuales (ipad, iphon, celular, etc), las supuestas «campañas de concientización de ciudadanos para tratar bien a los animales», y que su actitud ante la vida depende ESTRICTAMENTE de un «me gusta» o «no me gusta». Así, seguiré viendo todos los días, caminando, en mi paso al hospital, al consultorio, a los campos de entrenamiento, una mujer joven, hermosa, de bonito cuerpo paseando con su perro y en la otra mano con un dispositivo de uso manual, CURIOSAMENTE SIN LA COMPAÑIA DE «ESE ALGUIEN».

Finalmente me pregunto: ¿toda esta gente habrá hecho CONCIENCIA SIQUIERA POR ALGUNOS SEGUNDOS DE LA ENORME CANTIDAD DE GENTE POBRE Y NECESITADA QUE NI SIQUIERA TIENE PARA SUS NECESIDADES BASICAS MIENTRAS OTRAS GASTAN ENORMIDADES EN SUS PERROS, GATOS Y DEMAS?. No lo sé.

Acerca R.A.L.P.

Ver también

Andrés Manuel Lopez Obrador: el cobarde y manipulador.

Históricamente, los países grandes en el sentido de su presencia internacional, y lo más importante, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *