El Heroico Pueblo Salvadoreño.

Dada mi particular forma de ver las cosas, quizás producto de miles y miles de lecturas y análisis tanto escritos como mentales, mi actitud irreverente, y mi muy fuerte oposición a las intervenciones extrañas en las decisiones autónomas tanto de las personas como de los pueblos, no es extraño para mí que tenga, por lo tanto, UNA ADMIRACION TAN PROFUNDA POR EL PUEBLO SALVADOREÑO. Durante muchos años he seguido con gran interés el desarrollo en todos los sentidos de los pueblos centroamericanos pero en especial de éste, ¿por que?, porque lo considero un pueblo DE GRAN CONCIENCIA SOCIAL, LUCHADOR INFATIGABLE DE LA JUSTICIA Y ALTAMENTE POLITIZADO, durante mi formación profesional tuve muchos amigos centroamericanos y en especial, salvadoreños, POR TODOS, SIN EXCEPCION, GUARDO UN PROFUNDO RESPETO, ADMIRACION Y AMISTAD.

Durante la última Guerra Civil que causo enormes estragos en esa admirable población, seguí paso a paso los acontecimiento que concluyeron con la firma de esos Acuerdos de Paz en el Castillo de Chapultepec, pero antes, había estado enterado de  todo lo sucedido a esa heroica gente conformada por campesinos, jornaleros, obreros, estudiantes, intelectuales y algunos religiosos, que sufrieron el embate irracional y asesino de las tropas del ejército, adoctrinadas por los racistas usurpadores yankees. Hago memoria, con gran interés y emoción, de la gran movilización social que provoco ESTE ACUMULO DE INJUSTICIAS en un pueblo asfixiado por un gobierno fascista, asesino, que únicamente protegía los intereses de la porquería gringa. Monseñor Arnulfo Romero, los jesuitas asesinados -hablando en ambos casos, por el cobarde dirigente de ARENA en ése entonces-, las matanzas como la de El Mozote y muchas otras, no fueron más que puntos rojos en mi largo recorrido sobre la historia de esta heroica nación. Aún en los tiempos actuales, con los brumosos cambios en las dirigencias políticas así como la brutal inseguridad que reina por la terrible realidad dada por las pandillas, herederas de la Guerra Civil, reitero mi más profundo respeto por sus líderes sociales, en especial por los extraordinarios Farabundo Martí y el Comandante Marcial, hombres de gran compromiso social que  ni soñando tendríamos los mexicanos.

Durante mucho tiempo se culpo a la tan mencionada «Guerra Fría» de esta situación y por consiguiente, de la intervención cubana en el conflicto la cual NO SE PUEDE NEGAR, pero me pregunto ¿QUE SUCEDE CUANDO UN PUEBLO DURANTE TODA SU HISTORIA HA SIDO SAQUEADO, ASESINADO, ULTRAJADO POR SUS MISMOS COMPATRIOTAS POR PROTEGER INTERESES YANKEES?. ¿QUE PASA CUANDO ESE PUEBLO NO TIENE ACCESO A LA SALUD, ALIMENTACION, BIENESTAR, TRABAJO DIGNO?, la respuesta es LA MOVILIZACION. México atraviesa un doloroso camino, lleno de guijarros y espinas. México NECESITA LIDERES, no «estrellas» como el Subcomandante Marcos o López Obrador para hacer despertar a este pueblo dormido e imbécil. El Salvador HA SIDO UN EJEMPLO DE GRAN HEROISMO ANTE LA EMBESTIDA DE LA INJUSTICIA Y DESIGUALDAD de los intereses bizarros de unos cuantos. Es por eso de mi enorme admiración por su gente. Desde aquí para allá, MI MAS PROFUNDO RESPETO PARA UN PUEBLO INIGUALABLE: EL PUEBLO SALVADOREÑO.

Acerca R.A.L.P.

Ver también

Andrés Manuel Lopez Obrador: el cobarde y manipulador.

Históricamente, los países grandes en el sentido de su presencia internacional, y lo más importante, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *