De cultura, «prole» y tranzas.

 

Es totalmente cierto e inobjetable. En México no se lée, y si se realiza esta loable actividad, es con cuentos, revistas de chismes, chistes y algún dizque periódico de dudosa credibilidad. Las causas son muy diversas, pero ¿saben cuanto cuesta un buen libro?, pongo de ejemplo «El Gran Diseño» de Stephen Hawking y coautor, cuyo precio oscila  en un poco más de $300.00. Para una familia obrera, con ése dinero ¿que le sería más importante?, ¿comer o leer?. Invariablemente lo primero. Aunque alguien me dirá que existen ediciones baratas de los numerosos libros llamados clásicos, es cierto, pero muchos se encuentran reducidos solo a resúmenes y de una calidad no muy aceptable.

 

En definitiva,»la prole», término adjudicado a la gente pobre -la mayoría de los mexicanos-, por una joven estúpida, superficial, adicta a la vida fácil e irresponsable, nos demuestra de una manera más que contundente el sentir de los poderosos en relación con los que nada o poco tienen. Estoy completamente seguro en un 100% que dentro de esa «prole» existe gente con gran capacidad intelectual y de trabajo que por sus condiciones socio-económicas no pude tener acceso a muchas satisfactores, ya ni se diga a un buen libro.

Todos los incontables recursos que se regalan a presidentes municipales, diputados, senadores, campañas electoreras (no electorales), a los ineptos parásitos del IFE, acarreados, compra de votos, etc,e etc, deberían estar destinados a una Educación y por ende Cultura de alto nivel. Para muestra un botón: existe un compañero mío de la Primaria que terminó hasta 5° año y fue expulsado por su comportamiento delictivo dedicandose a la venta de cubetas de plástico y peltre, ahora es un millonario diputado federal (así, con minúsculas) con numerosas sucursales que venden estos artículos.

¿Hasta cuando llegara el límite de nuestra tolerancia?.

Acerca R.A.L.P.

Ver también

Andrés Manuel Lopez Obrador: el cobarde y manipulador.

Históricamente, los países grandes en el sentido de su presencia internacional, y lo más importante, …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *