PANTHEON «ORION» (1972).

Sin lugar a dudas, una de las bandas más olvidadas -o ni siquiera conocida- dentro del importantísimo Movimiento Canterbury es Pantheon. Originarios de Holanda, éste notable cuarteto no tuvo el mismo impacto que el de sus paisanos de Supersister, a pesar de que su propuesta musical fue verdaderamente excelente. La música de éste ensamble se constituyó en un espléndido trabajo con los instrumentos de viento -saxofón y flauta-, directriz excelente encaminada hacia el Jazz en donde podemos escuchar la sobresaliente dualidad entre el sax y los teclados, sintetizador totalmente integrado a la propuesta del cuarteto y lo llamativo: un trabajo coral limpio, solemne y hasta cierto punto clerical; todos estos puntos se conjugaron para dar a ésta música una dimensión muy particular, incluso, dentro del mismo Movimiento Canterbury.

El ensamble estuvo constituido por los siguientes músicos: Ruud Woutersen (órgano, piano eléctrico, acústico, espineta, sintetizadores, sintetizador ARP y voz), Albert Veldkamp (guitarra eléctrica, acústica y bajo eléctrico).Hans Boer (saxofón, oboe y flauta) y Rob Verhoeven (batería y percusiones).

El álbumn da inicio con ´Daybreak´, que como su nombre lo indica es un juego alegre, por demás armonioso entre la flauta y el teclado, las voces corales regalan un singular toque de optimismo al, cabe señalar la conjunción de arpegios de guitarra eléctrica de Veldkamp y los acordes de piano de Woutersen, que en su totalidad nos hace recordar al incipiente Caravan. ´Anais´, da pauta a suaves acordes de flauta dulce acompañada de la guitarra acústica, un preludio que anuncia la entrada del grupo en su totalidad. Aquí destaca el manejo del sintetizador ARP, también la conjunción melódica entre el piano y la guitarra – ahora eléctrica- es contínua, a los 3´58´´ apreciamos un aire barróco dado por el teclado.´Apocalyps´, es una brillante interpretación de orientación Jazz en lq que el manejo del piano y sintetizador van de la mano, el resto del grupo no se queda atrás y a los 1´19´´un interludio entre la flauta y la batería, ésta manejada con una excelente técnica acompasada en la que Verhoeven demuestra su talento en el manejo de los redobles, principalmente en la tarola, a los 2´09´´, vuelven a presentarse esas espléndidas voces corales que se continúan con una flauta que se robustece con la presencia de la sección rítmica. Los arpegios de guitarra eléctrica brillan, ajustandose a un pasaje de evidente influencia «tulliana» a los 6´40´´ que nos hace recordar por un instante a «Thick as a brick», el track finaliza con otro interludio coral, piano estupendo  un reprise del incio de la pieza. Considero que es una de las 2 mejores piezas del álbumn. ´The madman´, es una breve interpretación en la que destaca el manjeo del sintetizador, con arpegios angustiantes acompañado por la batería y el bajo. Música concordante al título de la canción.´Orion´, la mejor pieza del disco indudablemente nos manifiesta la pauta que hemos escuchado a lo largo del trabajo: coros sobresalientes que se continúan con un puente en donde resalta el sax y el piano. Casi a los 2 minutos, nuevamente coros etéreos y cambio hacia una energética interpretación del teclado, acompañandose de la sección rítmica, el sax puntea para que nuevamente se escuchen esos magníficos arreglos corales, casi clericales que, finalmente, logran dar paso a la interpretación lírica, casi una misa diría yo, por parte de Woutersen y Boer, los arpegios de guitarra eléctrica se hacen notar así como el fraseo jazzístico a los 10´13´´ dado por un cabal lucimiento de Boer en el sax que nos deja un grato sabor bruckbeano, la flauta también comparte el crédito correspondiente junto a la batería de la que escuchamos su primer solo, sencillo y breve pero con buena técnica, al final, Jazz y un reprise del inicio del track. ´I wanto to know´, es una composición sencilla que forma parte de los 3 tracks adicionales que posee ésta edición remasterizada del vinil original, los coros predominan con una sencilla letra haciendose acompañar por el piano. ´Masturbation´, es prácticamente una continuación de la pieza anterior, con la misma directriz hacia el Jazz y las voces corales. ´Anais´, es una repetición del 2 track con la variación del toque eléctrico de la guitarra en lugar del sonido acústico.

Muy probablemente, ésta versátil muestra de trabajo canterburiano no sea de gran interés para las generaciones jóvenes, sin embargo la estupenda música que nos regala Pantheon nos hace reconsiderar la gran trascendencia que tiene hasta la fecha el Movimiento Canterbury en el desarrollo de aquella parte jazzeada del Rock Progresivo.

Acerca R.A.L.P.

Ver también

IAN WALLACE. «HAPPINESS (WITH MINIMAL SIDE EFFECTS). (2003).

Hablar de Ian Wallace es hacer una referencia obligada a uno de los más destacados …