Salvador Dalí. «El Nacimiento de los Deseos Líquidos»

Nuevamente, como en tantas de sus obras, Dalí nos presenta otra de esas figuras imposibles sacadas de esos perturbadores sueños. He aquí una forma caprichosa de color naranja jugando entre lo Largo y lo Ancho del Espacio Onírico en donde encontramos varias oquedades delineadas por luces y sombras. A la izquierda, en la parte superior de la figura, se encuentra un pequeño objeto redondeado que parece coronar la cima de la misma, en la parte inferior, hay una caverna que parece contener en su interior Agua, un hombre esta agachado como si buscase algo, curiosamente, su mano y pierna derechas están cubiertas por un guante y un calcetín respectivamente, su cuerpo esta desnudo, adyacente se encuentra otro hueco pequeño por el que se observa la claridad del cielo. A la derecha, se observan  espacios excavados a semejanza de nidos de insectos y en su parte media parece desprenderse un formación semejante a una lengua, por encima, una mujer con la Cara tapada y volteada, verte un poco de Agua de una jarra a un pequeño recipiente.

En la parte media destaca la imagen de un pan francés del cual se desprende, a semejanza de un pensamiento, sueño o nube una figura de color negro la cual contiene piedras, un pequeño mueble con cajones abiertos de los que salen algunas prendas. En su parte inferior, surge una pequeña cascada que vierte su líquido  en ese espacio obscuro, 2 prendas delimitan a ese mueble, la de la izquierda, se encuentra entre 2 cipreses. Finalmente. aparece una pareja, la mujer, sumamente delgada, cubierta por un vestido blanco ceñido a su anatomía, descalza, con glúteos prominentes y la Cabeza cubierta de rosas y el andrógino, semejante al plasmado en « Recuerdo de la Mujer-Niño», con senos y genitales masculinos, toma a la mujer para iniciar un baile. El Pie izquierdo lo apoya en esa pequeña tina o recipiente en donde se verte agua y l Rodilla derecha se apoya en un taburete o mueble de Madera de color blanco el cual presenta una serie de signos al frente.

Se observan pétalos de rosa en un suelo verde. Ese cielo que enmarca la parafernalia es de un azul brillante complacido por nubes espléndidas. ¿Qué podemos comentar acerca de este trabajo imposible? pues que se corresponde a la etapa más perturbadora de El Maestro en que el simbolismo y demás factores de los que ya hemos hablado extensamente con anterioridad se combinan para obsequiarnos una Obra de continuo estudio. Oleo sobre lienzo. 95 cms. x 112 cms, The Solomon R. Guggenheim Museum. New York. USA. 1932.

 

Acerca R.A.L.P.

Ver también

Salvador Dalí. «Destete de los muebles alimenticios».

Nos encontramos con una parte de la región costera de Portlligat, el mar esta calmado …