Salvador Dalí. «Recuerdo de la Mujer-Niño».

La imagen principal de esta Obra es una figura que semeja el rostro de un felino con oquedades que se presentan como ojos y además, grandes orejas, entre los primeros, se puede observar la costa de Cadaqués, con sus formas rocosas y una agua tranquila y cristalina, en lo que se pudiese considerar como orejas, a la izquierda se halla una llave y a la derecha unas figuras escritas, todas ocupando superficies excavadas en dichas estructuras, en lo que se corresponde al hocico, se observa una pequeña hemicara reposando en un espacio color azul. En el suelo negro, se localizan pequeños ramilletes de plantas así como una extraña caja, constituida por Cristal y Madera en cuyo interior se hallan múltiples relojes de distintos tamaños y formas. Encima de la caja, se encuentra una gran llave, parecida a la que encontramos en la supuesta cara felinesca.

En la parte media derecha, una extraña y en en extremo delgada pareja, parecen bailar, sus rasgos faciales no son bien definidos, sus sombras se insinúan en el suelo y al fondo, un macizo rocoso parece ser testigo de la imagen. En la parte más inferior izquierda de la caja, se observa un pequeño ojo. La gran protagonista de este trabajo es una figura enigmática que sobresale de la parte media del rostro felino: el busto de un hombre con rizos, bigote y barba en cuyo torso se desplazan 2 gotas de sangre. Tiene senos de cuya parte inferior nacen rosas que ascienden hacia su Cuello. El cielo es azul, nítido, común para la tierra del Genio.

Este pasaje pictórico, en esa época tan inquietante y perturbadora para la vida del Pintor nos vuelve a presentar esa extraña y persistente ambigúedad sexual, ese dualismo masculino-femenino profundamente arraigado a toda su vida además, los ya tan comentados pasajes oníricos transgresores y delirantes, aunado a todo esto he aquí otro elemento que se hará esencial; el Tiempo, que aquí parece ser estático pero que en realidad transcurre silencioso, abrumador pero también inevitable. Aquí se encuentra la llave que puede abrir esa caja de Cristal y Madera y llevar a esos relojes simple y sencillamente al Pasado, al Presente o al Futuro, al fin y al cabo es lo mismo. Oleo sobre lienzo. 99 cms. x 119.5 cms. Salvador Dalí Museum. St, Petersburg. Florida. USA. 1932.

 

Acerca R.A.L.P.

Ver también

Salvador Dalí. «Destete de los muebles alimenticios».

Nos encontramos con una parte de la región costera de Portlligat, el mar esta calmado …