URIAH HEEP «THE MAGICIAN´S BIRTHDAY» (1972).

Considerando éste trabajo en su contexto global, muy bien pudiese haber sido integrado, sin ningún problema, como un segundo disco de «Demons and Wizards», originando un soberbio álbum doble que se hubiese constituido en todo un acontecimiento en los incipientes 70´s; sin embargo, pienso en forma muy personal, que el proceso evolutivo del grupo no dio margen a esto, puesto que Ken Hensley concibió los temas a partir de un cuento corto que escribió a mediados de 1971, a partir de ésto, la música presentada en éste 5 disco es una perfecta combinación de un estupendo Hard-Rock, claros matices progresivos y muy destacados momentos intimístas, propios, muy bien manejados tanto por Byron como por el tecladista, aspectos que, definitivamente, no se presentaron en el trabajo previo.

Con toda ésta amalgama creativa, el álbumn abre con ´Sunrise´, acordes de Hammond que se desplazan ´in crescendo´ hasta llegar a unos soberbios coros y la voz de Byron, precisa ejecución de bajo por Thain y de la guitarra por parte de Box, a pesar de la fuerza expresiva dada por la interpretación del cantante, la melodía no pierde ése aire intimísta, bello en su letra. ´Spider woman´, es una rítmica pieza en la que confluye tanto el Hard-Rock como el Acid-Rock, predomina la ejecución de Box en la eléctrica con excelentes arpegios acompañados de distorsión.´Blind eye´, es un track evidentemente comercial en el que predomina tanto la guitarra acústica de Hensley con sostenidos acordes así como la eléctrica de Box, la sección rítmica se escucha muy compacta, con predominio de la excelente técnica de Kerslake en la ejecución de la batería.´Echoes in the dark´, la considero una de las mejores piezas del álbum, aquí el sintetizador juega un papel muy importante ya que con su sonido silbante preludia a una melodía melancólica, triste, incluso lúgubre por parte del quinteto. El dúo de piano acústico y voz es excelso, sin dejar atrás el complemento del Moog, a los 2´40´´resalta la triunfal entrada del grupo que nos lleva de la mano a un bello final interpretado con suma sensibilidad por Byron, ´Rain´, tal vez la pieza más bella  que el dúo Byron-Hensley interpretaron con el grupo durante su estancia en él, una melodía que es un reflejo de la enorme sensiblidad y capacidad del vocalista en conjunción con el virtuosismo de Hensley en el piano acústico; melodía repleta de sentimiento, intimismo, hermosa, llena de estética. Una interpretación a la que no se le ha dado el mérito indudable que le corresponde. ´Sweet lorraine´, es, quizas, la pieza más conocida de éste trabajo ya que en nuestro país fue sacada como single, un trazo rockero que se enfoca al uso del sintetizador y al mellotrón, que dan la base a la estructura melódica, el sonido chilante de estos instrumentos engloba a todo el grupo, destacándose sobremanera Gary Thain en su bajo, con extraordinarios contrapuntetos, aquí  Hensley interpreta breves arpegios de mellotrón en un solo, lo que otorga un aire fresco, nuevo a los que habíamos escuchado del grupo en sus trabajos anteriores, en su momento, la sección rítmica interpreta fraseos orientados hacia el Jazz, magníficos los cuales se desplazan hacia un final fantástico por parte del ensamble, el disco continúa con ´Tales´, la cual es otra elaborada interpretación que acoge en su contexto instrumental a la guitarra de pedal de acero magistralmente interpretada por el múisico de sesión Brian Cole, la elocuencia de Byron en el cantar no se hace esperar, es como si estuviése contando una historia, todos los músicos destacan, constituyendo una gran unidad de hacer música. La letra es muy buena. ´The Magician´s Birthday´, se manifiesta como  la pieza más larga del álbumn, en ella la letra nos habla de la gran fiesta, con cánticos y bailes a la luz de la luna, que se realizan en honor del viejo mago, apreciamos un buen desarrollo de los acordes y en su momento arpegios de Box en la guitarra eléctrica. Existe un momento en que el sintetizador imita a la voz humana cantando «…happy birthday…magician..», continuación con arpegios de la eléctrica de Box, acompañamiento de la sección rítmica que da paso a un breve solo de batería. Un final lleno de vitalidad y buena música en casi un poco más de 10 minutos que dura la pieza.

Con su quinto disco, David Byron (voces principales), Ken Hensley (piano acústico, eléctrico, órgano Hammond, guitarra acústica, eléctrica, sintetizador y mellotrón), Mick Box (guitarra acústica, eléctrica y voz adicional), Gary Thain (bajo eléctrico y voz adicional) y Lee Kerslake (batería y percusiones), junto con el músico invitado Brian Coe (guitarra de pedal de acero) nos obsequiaron un claro reflejo del extraordinario desenvolvimiento y madurez del rock británico de inicio de los 70´s. Un rock lleno de ideas, inovaciones, creatividad, gran solidez interpretativa y sobre todo, búsqueda incesante de nuevos sonidos y propuestas musicales.

Excelente.

Acerca R.A.L.P.

Ver también

IAN WALLACE. «HAPPINESS (WITH MINIMAL SIDE EFFECTS). (2003).

Hablar de Ian Wallace es hacer una referencia obligada a uno de los más destacados …