Salvador Dalí. «La Metamorfósis de Narciso».

Espléndida obra que fue creada junto con el poema «Mito de Narciso» en 1937. Es una pintura realizada en óleo sobre lienzo, de unas dimensiones de 51.1.cms x 78.1.cms, actualmente perteneciente a la Galería Tate de Londres.

Este trabajo se corresponde al periódo Paranoico-Crítico de su Arte y se dice que se elaboró en base a la plática de 2 pescadores acerca de un vecino que podía pasarse horas viendose en un espejo, uno de esos hombres describió al vanidoso como si tuviese «………un bulbo en la cabeza…..», y que, presumiblemente, se encontraba enfermo de sus facultades mentales; por otra parte, de acuerdo con la Mitología Griega, Narciso se enamoró de sí mismo, al reflejarse su imágen en el agua de un lago, incapaz de desprenderse de ésta, murió y los dioses lo inmortalizaron como una flor. La pintura nos muestra a Narciso sentado a la izquierda del cuadro, reflejandosele una luz vespetina la cual le da un tóque áureo, inclinado en el estanque, con la cabeza baja, se hace acompañar, por el lado derecho, de una figura de piedra que semeja una mano en la que el índice y el pulgar sostienen un huevo o bulbo de donde la flor (narciso) emerge. Para El Maestro, el huevo simboliza a la fecundidad y fertilidad, como se ha observado en otras pinturas, entre estas 2 figuras se encuentra un interesante grupo de personas desnudas, de características andróginas (es posible observar un individuo con senos y pene), en posiciones diversas y aparentando belleza, -volvemos a las perturbaciones sexuales del pintor- en la parte superior derecha, encontramos un cielo discretamente nublado, con señales de lluvia pero que deja entrever una trazo azul del cielo, en la parte inferior de unas montañas otra imágen de Narciso, pero ahora de pie, sobre un objeto de madera, cuyo piso se manifiesta como un tablero de ajedrez, quizás éste personaje se constituya en una pieza de ése juego, en el extremo inferior, observamos a un perro devorando carne como una manifestación que a pesar de la belleza física todo se acaba.

Esta extraordinaria pintura nos presenta esa primera etapa de Dalí en que los sueños, las pesadillas, los traumas, las remisencias, se reflejan esplendorosamente en su trabajo, ante tal situación, Dalí conocería a Sigmund Freud en Londres un año después, llevando consigo «La Metamorfosis de Narciso».

Acerca R.A.L.P.

Ver también

Salvador Dalí. «Rostro de hormigas».

Creada entre los años 1930-1935, esta pintura manifiesta una serie de vivencias que le sucedieron …