Ratones y superolfato.

Neurobiólogos del afamado Colegio Hunter de la Universidad de New York, en octubre de éste año, han podido incrementar hasta 500 veces la sensibilidad de ratones domésticos al aroma de la dinamita. El objetivo es convertirlos en un método de detección más efectivo que los sensores de metal o los sabuesos para localizar minas enterradas.
 
Para crear éste superolfato, los científicos manipularon la expresión de ciertas proteínas cerebrales relacionadas con este sentido de percepción, de manera que los roedores desarroillaron cerca de 5,000 a 1,000,000 de neuronas nuevas para procesar la información captada a través de su nariz. Aunque todavía no se ha estudiado el comportamiento de estos pequeños mamíferos transgénicos en los campos minados, se considera que su adiestramiento sería más barato y efectivo que el de las ratas de Gambia, las cuales se utilizan para detectar estas armas ocultas en Africa.
 
Se considera que en los países donde ocurrieron -o están ocurriendo- conflictos bélicos, cerca de 15,000 personas mueren al año por explosiones de minas explosivas enterradas. La Ciencia al servicio de la Guerra. 

Acerca R.A.L.P.

Ver también

Los jesuitas y La Ciencia.

Independientemente de ser considerada tal vez la orden religiosa más influyente dentro del Catolicismo, los …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *