Neurocirujanos de la Edad de Bronce.

En el verano del 2010, un antropólogo turco Handan Ústündag de la Universidad de Anadolu en Turquía, encontró sorprendido una llamativa evidencia de que los antiguos pobaldores de Kultepe Höyük, un antiguo asentamiento de la Edad de Bronce localizado en Turquía central, eran expertos trepanadores. El estudioso halló un cráneo de un hombre de aproximadamente 4,000 años de antigüedad que mostraba perfectas incisiones de 1-2 pulgadas con una marcada regeneración osea en los bordes de la herida. De acuerdo con éste descubrimiento, el también antropólogo de la Universidad Hacettepe Hilmaz Erdal determinó que cerca del 60% de las trepanaciones hechas en territorio turco muestran suficientes evidencias para considerar que los paciente sobrevivieron a dicho procedimiento.

 

Una referencia importante en éste interesante rubro es la del también antropólogo turco Önder Biligi de la Universidad de Estambul, el cual encontró en un asentamiento de la Edad de Bronce de aproximadamente 3,200 a 1,700 años A. de C., localizado cerca del Mar Negro, llamado Ikizetep, 5 cráneos perfectamente trabajados, limpios, con incisiones rectangulares, evidentemente mostrando indicios de trepanaciones. Quizás, esto fue efectuado para tratar hemorragioas cerebrales, cáncer cerebral, trauamatismos craneoencefálicos o enfermedades mentales. El antropologo en cuestion desenterro un par de rudimanetarias herramientas de orígen volcánico semejando navajas las cuales se cree que se utilizaron para realizar tan interesantes cortes.

Cada vez se encuentran evidencias que nuestros ancestros utilizaron rudinmentarias técnicas quirúrgicas para tratar de resolver diversos padecimientos. No debemos de olvidar que los antiguos egipcios emplearon primitivas prótesis para sustituir partes del cuerpo perdídas en batallas o accidentes.

Nuesto pasado nos depara todavía demasiadas sorpresas.

Acerca R.A.L.P.

Ver también

Los jesuitas y La Ciencia.

Independientemente de ser considerada tal vez la orden religiosa más influyente dentro del Catolicismo, los …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *