Postmodernidad: los individuos como objetos.
Escrito por R.A.L.P.   
Miércoles, 03 de Enero de 2018 11:13

Estamos en las primeras horas del 2018 y no creo que haya buenos augurios para este nuevo ciclo. Hombres y mujeres, o viceversa, para que no me tachen de machista, seguirán deambulando por un mundo lleno de manipulación electrónica, banalidad, ignorancia y estupidez. Con plena Postmodernidad a cuestas, los individuos se transforman en OBJETOS DE BAJO VALOR que pueden ser intercambiados, ignorados o en el más grave de los casos, eliminados. Sí, cada vez nos damos cuenta de que las personas, para una inmensa mayoría, tienen un bajo valor siempre y cuando no cuenten con recursos económicos suficientes, porque en esta sociedad actual el dinero lo REPRESENTA TODO YA QUE CON EL PUEDEN HACER LO QUE QUIERAN, por otra parte, las personas, de cualquier sexo pueden ser OBJETOS que con ese dinero se les puede hacer lo que se venga en mente, pongamos un ejemplo:

una chica de x situación económica se relaciona con  otra persona y esta puede hacer de ella lo que le venga en gana, en todos los sentidos, al grado de embriagarla, violarla -sea él o varios- y después matarla y esparcir sus restos por diversos lugares sin que esto cause YA ninguna extrañeza, tanto para las "autoridades" como para la "sociedad". En este rubro, la mujer-objeto es un artículo de uso, de consumo, de placer, que se puede comprar, presumir, gozar y que se elimina de la forma que más convenga; de igual forma sucede con el hombre al que también puede ser comprado por el sexo que sea, presumir, gozar y eliminarlo de la misma forma.

También hay que señalar que ante esta crisis generalizada, los individuos-objeto pueden representar salvación para otros ya sea robandolos, llevándose todas sus pertenencias o en el más común de los casos, extrayendo sus células de fertilización, alquilando sus úteros o bien matándolos, extirpando y comerciando sus órganos, sus tejidos o en casos "más aceptados" socialmente, simple y sencillamente siendo utilizados como esclavos en campos de "trabajo" como sucede en plantíos de narcóticos en México, USA, Colombia, Bolivia, etc, etc, búsqueda de Silicio, Coltan, piedras preciosas y demás en Africa, maquilación de ropa y demás en China, Thailandia, Malasia, etc, etc, o bien trabajando en forma incansable en la construcción de obras inmensas en los "emergentes" países adyacentes al Golfo Pérsico. La insana época actual ha llevado tanto a hombres como mujeres a un grado de increíble banalidad, gracias a la falta de educación, cultura y forma digna de vida lo cual los hace fácilmente ser OBJETOS como cualquier otros.