Huang Kaiquan.

La Madre Naturaleza es caprichosa. No lo podemos negar. En el mes de febrero de 1970, en la provincia de Siichuan, en la República Popular China, nació un niño de apariencia normal, con un peso de 3 kgs, sin embargo durante el paso del tiempo, su desarrollo se retraso y al cumplir los 3 años, su cuerpo permanecía igual que cuando tenía 3 meses. Su locomoción se presentó hasta la edad de 4 años, ahora a los 40 está en posibilidades de trepar montañas, correr distancias considerables a pie, pero sus manos, pies, cabeza y piel parecen la de un niño de 2 años. La longitud de la palma de su mano hasta la punta de sus dedos es de 5 cms. y sus pies miden 13 cms de largo. Ha adquirido otras características generales del adulto, pero no le sale bigote ni vello púbico, lo único que lo distingue de los demás pequeñines son las arrugas de su rostro y sus orejas, además de su voz. En lo que respecta a su comportamiento Huang se vale por sí mismo perfectamente, no depende de nadie y se alimenta como un hombre normal. Un aspecto muy importante es su coeficiente intelectual el cual es normal, Sus primeras palabras las articulo a los 2 años, su voz corresponde a la de un hombre adulto.

Huang es un hombre solitario a sus 40 años y piensa de la misma manera que los hombres de su edad, ve televisión, escucha música, es bromista y posee diversas aficiones. Tiene una hermana menor, su madre Chang Fuxiu tiene 58 años y mide 1.60 mts. Su padre y demás familiares son personas normales.

Probabalemente Huang Kaiquan padezca un tipo de Enanismo Hipofisiario el cual no fue detectado a tiempo con las consecuencias que en la actualidad padece (en nuestro país tenemos  varios casos semejantes, destacandose el de Margarito, un cantante ambulante del Metro de la Ciudad de México el cual, hasta hace pocos años, llegó a figurar dentro del ambiente televisivo en programas de corte cómico).

Acerca R.A.L.P.

Ver también

Los jesuitas y La Ciencia.

Independientemente de ser considerada tal vez la orden religiosa más influyente dentro del Catolicismo, los …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *