Hipertricosis: El Síndrome del Hombre-Lobo.

¿Cuanta gente no murió por la ignorancia y temor ante ésta enfermedad?, ¿cuantas personas, niños y adultos, no fueron perseguidos, maltratados, torturados y finalmente asesinados por la «Santa Inquisición» por presentar éste trastorno?, ¿es quizás aquí en donde se centra la leyenda del Hombre-Lobo?. A través de la Historia, millones de personas han perdido la vida por la ignorancia y falsos valores de otros individuos, tal es el caso de las supuestas brujas, gente endemoniada (enfermos mentales), adoradores de la Naturaleza, individuos de raza diferente a la que prevalece en ese momento, discapacitados, etc. etc.

La hipertricosis es un trastorno caracterizado por una mutación genética de carácter autosómico dominante la cual no llega a producirse de manera espontánea, la característica externa básica es la presencia de cantidades exageradas de pelo en todo el cuerpo, aún en zonas que generalmente no lo presentan como es el caso de la frente, el cuello, los pabellones auriculares y otras. Las palmas de las manos y plantas de los pies son los únicos sitios que se salvan de presentar el crecimiento excesivo del pelo. El cabello es de características normales, crece en forma muy rápida pudiendo tener una longitud de 25 cms. Los afectados no presentan enfermedad concomitante alguna, son sanos, salvo el maltrato físico y psicológico del que son víctimas. Generalmente se encuentran trabajando en circos, como curiosidad, rareza o bien se encuentran escondidos para que no sean objeto de burlas. Hace algunos años, en éste país, una familia zacatecana tenía varios miembros los cuales trabajaban en un circo, a la fecha desconozco que es de ellos. Sin lugar a dudas, la leyenda del Hombre-Lobo existió y fue consecuencia de la ignorancia y superstición de los individuos ante un capricho de la Naturaleza.

Acerca R.A.L.P.

Ver también

Los jesuitas y La Ciencia.

Independientemente de ser considerada tal vez la orden religiosa más influyente dentro del Catolicismo, los …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *