Escultura muy antigua de un cerdo de la Dinastía Han.

Estilizado al máximo, esta escultura de un cerdo, en posición de descanso conlleva una importante interpretación artística del animal -aún con toda la sencillez que se manifiesta- reflejada, rudimentariamente, en sus partes anatómicas: Cuerpo largo sin marcada robustez, Patas robustas en su porción superior y delgadas en la inferior, Orejas caídas, Ojos apenas delineados y Trompa definida.

Trabajado en Cerámica, esta es una de las representaciones más antiguas de este animal.

Acerca R.A.L.P.

Ver también

Escultura en Cerámica de una cerda de la Dinastía Han.

Si observamos con detenimiento, veremos que no se trata de un cerdo macho sino de …