Eduardo del Río (RIUS). «El Mito Guadalupano». 15ava edición. Editorial Posada. México.D.F. 1988.

Con este título, Don Eduardo del Río (RIUS), sinceramente tuvo riesgo de sufrir algún atentado por parte de la Ultraderecha Conservadora ya que nos entrego uno de sus trabajos más documentados, digerible y de alto contenido histórico que haya realizado en su fructífera carrera. Como él mismo dice: «…… es un libro que recurre a múltiple fuentes creyentes o no y considera que la liberación de un pueblo o de un individuo incluye, DEFINITIVAMENTE, la liberación de la Religión, creer es algo bueno y si esto se efectúa en algo aceptable y positivo es lo ideal y no en algo que haga de los pueblos e individuos COBARDES, SUMISOS Y EXPLOTABLES……». La imagen de esta virgen sirvió para explotarnos y colonizarnos aunque, también hay que reconocerlo, en su momento sirvió como factor de unidad nacional durante la Guerra de Independencia (¿sirvió de algo esta?). Supuestamente, la susodicha imagen mariana hizo acto de presencia al indio Juan Diego el 9 de Diciembre de 1531, hasta la fecha, hecho no reconocido por el Vaticano aunque, EXTRAÑAMENTE, existe una estatua de la virgen en los jardines del mismo.
En ese tiempo existía en el Cerro del Tepeyac un templo dedicado a la veneración de la Diosa Madre azteca, Ylamateuctli o Tonatzin  antes de la llegada de los españoles cuya fiesta se realizaba el día 22 de Diciembre de cada año. Tonatzin cuando hacía acto de presencia era en la forma de una jovencita morena vestida de una túnica blanca y siempre se aparecía a UN SOLO INDIVIDUO. En España existía una llamada Virgen de Guadalupe cerca de Río Guadalupe en Cáceres, esta supuesta «virgen morena» fue seleccionada por los llamados Reyes Católicos para «proteger» a los indígenas recién conquistados, Hernán Cortes, que era de esa región, a la conquista portaba un estandarte con la imagen de la supuesta vírgen, este mandó construir un templo en el Cerro del Tepeyac para  que Tonatzin fuera sustituida por la nueva dama guadalupana, es decir, sustituir los dioses autóctonos por otros dioses nuevos, ante estos hechos, miles de indígenas que no aceptaban el nuevo culto FUERON ASESINADOS POR «LA SANTA INQUISICION» TENIENDO COMO PRINCIPAL PARTICIPE A FRAY JUAN DE ZUMARRAGA, ASESINO Y FEROZ INQUISIDOR, el cual se encargó de destruir a cerca de 20,000 ídolos y 500 templos por ordenes de los reyes españoles, los autóctonos también sirvieron como esclavos y obligados a aceptar la nueva religión, paradojicamente, los «enviados del Señor» o sea los sacerdotes TAMBIEN tenían esclavos. Los indios se rebelaron en múltiples ocasiones siendo sojuzgados o bien aparentaban ser creyentes para evitar ser sacrificados y así tenemos rebeliones y matanzas en 1528, 1529, 1531, 1532 hasta 1642. Con el terreno ya preparado, los conquistadores presentaron al pueblo sometido una virgen aparentemente india que serviría como gancho para la construcción de un nuevo templo en el Tepeyac y el inicio de un culto idolatrico en una población temerosa, sumisa y cobarde.
Con toda la maquinaria lista para recrear el nuevo modelo de adoración se trabajo en el hecho de una aparición y como consiguiente LA PRESENCIA DE UNA IMAGEN, Juan Diego mostraba una pintura en su vestimenta, sin embargo en esa época NADIE HIZO ECO DE LA SUPUESTA APARICION y fue hasta 1648 (17 años después) que el Padre Miguel Sanchez en su libro » Imagen de la Virgen María» hace mención de la misma. Un dato muy interesante es que los catolicos…….

Acerca R.A.L.P.

Ver también

El personal de Salud en México. 13 de Septiembre del 2020.

¿Qué ha sucedido con el personal de Salud en este país a 6 meses de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *