DREAM THEATER. «THE NUMBER OF THE BEAST». (2005).

Grabado en La Mutalite, París, Francia en Octubre 24 del 2002, el quinteto norteamericano de Metal Progresivo comandado por Petrucci, Portnoy y Rudess nos regala uno de los tantos bootlegs oficiales realizados en distintas partes del orbe, en esta ocasión dedicado al 3er álbum del poderoso grupo británico Iron Maiden. Con la interpretación de las melodías que conforman este trabajo, los yankees demuestran el porque son una de las agrupaciones actuales más compactas y pesadas -aunque en la actualidad ya no este con ellos el batería Mike Portnoy – en el terreno del Metal, en este caso, enfocados básicamente a la interpretación de un excelente Heavy Metal. La sesión inicia con «Invaders»que, sorprendentemente, deja escuchar la introducción a la melodía «The Number of The Beast», se hacen presentes los acordes de Petrucci, contínuos y sólidos, entra LaBrie, a los 1:25, cambio con magnífico juego vocal acompañado de arpegios de eléctrica. Portnoy hace un excelente trabajo en la batería, cambio y reprise del inicio. «Children of Damned», acordes de Rudess en el piano y sostén de arpegios de Petrucci en el piano, que preludian a LaBrie para entrada del grupo a los 1:03, juego de eléctrica y piano hasta sostenerse entre el vocalista y arpegio lejanos de eléctrica, para que en un momento se encuentren al unísono, hace presencia el sintetizador, coros y final. «The Prisioner», una poderosa melodía que en su estructura básica no difiere a la original, salvo que se escucha discretamente «vacía», LaBrie trata de hacer el mejor trabajo pero, lógicamente, no llega a las vocalizaciones de Dickinson, los arpegios de eléctrica son excelentes pero les hace falta «algo». El trabajo del batería es magnificente. «22 Acacia Avenue», inicia con riff de eléctrica para dar paso a la entrada del vocalista y el grupo en general, sonoridad heavy, arpegios de eléctrica y entrada de los correspondientes de Rudess con el sintetizador. Excelente cambios en la tonalidad de las vocalizaciones. «The Number of The Beast», no inicia con su famosa introducción, es una versión buena pero no muy sólida, Petrucci hace un gran trabajo con los arpegios y LaBrie se esfuerza en tratar de alcanzar el rango vocal de Bruce, sin embargo a pesar de todo es un buen «cover». «Run to the hills», eléctrica y batería con una discreta dirección Speed, juego de cambios entre la guitarra, voz y bajo. «Gangland» es tal vez, la mejor pieza del álbum, ya que es totalmente distinta a la original. Rudess se luce con el piano dando unos arpegios de toque Funky, Petrucci maneja la acústica con acordes y arpegios, estos de tendencia flamenca, el sintetizador también se hace presente. «Hallowed by Thy name», principia en una forma un tanto obscura, con la entrada del grupo firme y sostenida, interludios manifiestos de arpegios de requinto así como de sintetizador, al final, LaBrie con excelente  vocalización y reprise del principio de la melodía.
En esta ocasión el grupo estuvo constituído por James LaBrie en vocalizaciones, John Petrucci en guitarras eléctrica, acústica y coros. Jordan Rudess en piano, órgano y sintetizador. John Myung en bajo eléctrico y Mike Portnoy en batería y percusiones.
COMENTARIO
Excelentemente producido y grabado, esta serie de «covers» dan pauta a algunas observaciones. Primero, Iron Maiden es un grupo que inicialmente trabajo con 2 «hachas» o «axes» (guitarras eléctricas) y que en la actualidad tiene 3, Petrucci hace un gran trabajo PERO no puede llenar la presencia de otro guitarrista. Segundo, la participación de teclados le da otro matiz a las interpretaciones, aunque es más versátil el sonido, la esencia PESADA de los temas originales se tiende a diluir.Tercero, en algunos momentos las melodías se escuchan «vacías» o que «les falta algo» y eso es debido a la instrumentación, no es lo mismo 5 músicos a 6 músicos por muy virtuosos que sean los primeros y hay que recordar que Steve Harris juega un papel fundamental en el desempeño del grupo tanto lirico-musical como presencialmente hablando, situación que no sucede con Myung, sin embargo, el álbum es por demás recomendable.

Acerca R.A.L.P.

Ver también

BLACK SABBATH. «WAR PIGS IN PENNSYLVANIA». (1978).

Dentro de la gran cantidad de bootlegs que encontramos de este grupazo, el presente es …