Construcciones sumergidas en las aguas de las Islas Canarias.

Fue desde el año 1981 cuando se dio a conocer por primera vez al mundo, la presencia de extrañas estructuras submarinas localizadas en las profundidades de las aguas de Lanzarote, para algunos se trataban de formas caprichosas que habían sufrido el embate del tiempo y de las condiciones marinas, sin embargo, para otros no eran más que formaciones rocosas perfectamente trabajadas por unas manos desconocidas y que quizás, por elevación de los niveles de las aguas o por un cataclismo de enormes dimensiones, se encontraban en las profundidades del océano. Esto provocó una encendida polémica, ya que las fotografías obtenidas mostraban grandes paredes formadas por la superposición de enormes bloques adosados uno con el otro, había también escalinatas con escalones bien trabajados, plataformas perfectamente delineadas, zonas aterrazadas, incluso, espacios propios de grandes habitaciones.

A partir de esto, numerosas investigaciones se efectuaron, destacándose la de 1993, en la que un equipo de submarinistas se topo con un enorme muro y otras edificaciones bajo las aguas del norte de la Isla de Tenerife, específicamente en la costa del municipio de Los Realejos. En la actualidad la zona sigue siendo estudiada, pero la posición de la Arqueología Oficial es de negación. Para lo oficialistas, esto no es más que producto del deslizamiento de la parte del litoral hacia el mar, provocando el hundimiento de ciertas edificaciones.

Hasta este 2016, no ha existido interés por parte de los investigadores «oficiales» en efectuar una pesquisa intensa y profunda en la zona, sin embargo, el descubrimiento durante los últimos años de numerosas estructuras artificiales sumergidas cerca de las costa canaria son una prueba de la existencia de una civilización desconocida ya que investigaciones geológicas muestran que hace unos 11,000 años, durante el fin de la última glaciación, Lanzarote, Fuerteventura y otros islotes conformaban una sola isla de más de 200 kms, de longitud, orientada paralelamente hacia la costa africana y en donde pudo desarrollarse una desconocida civilización. Estos hallazgos realizados durante los últimos años de numerosas estructuras no naturales sumergidas en aguas de las costas canarias constituiría una prueba más que contundente de la existencia de una gran civilización, hasta este momento, ignorada y a la vez desconocida por la Ciencia.

Acerca R.A.L.P.

Ver también

Pömmelte: el Stonehenge germano.

Descubierto mediante fotografías aéreas en 1991, este enorme asentamiento arqueológico parecido a Stonehenge, ha sido …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *