Charles J. Lumsden y Edward O. Wilson. «El fuego de Prometeo». Fondo de Cultura Económica. México. 1985

Este es un libro maraviloso. Titulado como «El Fuego de Prometeo» (Reflexiones sobre el orígen de la mente), Lumsden, investigador de la Universidad de Toronto, y Wilson, de la correspondiente de Harvard, nos adentran en una espléndida aventura hacia lo más recóndito de la Evolución Humana y como consecuencia directa, al orígen y desarrollo de la Mente. Para los investigadores los parámetros establecidos por el insigne Charles Darwin en su obra fundamental, y el desarrollo sociobiológico de los primeros ancestros humanos, fueron esenciales para lo que ahora, medianamente conocemos como Mente, haya evolucionado.

La Mente Humana se desarrollo gracias la interacción de 2 factores: Genética e Historia Cultural Humana, esto desembocó en el crecimiento y maduración cerebral así como en el desarrollo del intelecto, de hecho, Mente y Cultura van de la mano, y la primera, sin ser definida y conocida totalmente, puede parcialmente comprenderse por las acciones realizadas por el Hombre. El pensamiento humano conciente depende en gran medida de la recuperación de información tomada de la memoria a largo plazo y la virtual formación de símbolos que a la postre se pueden transformar en palabras. De acuerdo con lo expresado, la tesis de los autores se basa en 3 factores: 1).- La Filogenia, 2).- La Ecología del comportamiento y, 3).- La formación de la Cultura Humana, entendiéndose ésta como el conjunto de experiencias, expresiones y formas de una determinada sociedad, esto es muy determinante ya que el individuo, aún siendo muy primitivo, tiene la capacidad de adaptarse al medio de acuerdo a su código genético, durante el proceso evolutivo, los primeros homínidos sufrieron de mutaciones, entendiendose estas como los cambios aleatorios de la composición química de los genes preexistentes. A partir de esto, la Mente manifesto diversos cambios gracias  a la interacción de otros factores tales como el juego, la convivencia, y sobre todo la articulación de las primeras palabras apartir de símbolos que dieron orígen a un primitivo lenguaje, sin embargo, parece ser que el detonante principal fue la agresión y posteriormente la aparición de armas en los primitivos  Australopithecus, gracias a las cuales pudieron alimentarse, defenderse y obtener hembras para la reproducción, hablámos aquí de la destrucción de los primitivos ancestros humanos, del lado obscuro de la Evolución, en éste caso la Cultura sobrepasa a la Genética (entre recolectores-cazadores como los bosquimanos y en los chimpancés existen batallas fatales por alimento y hembras) además, tomado en cuenta, que la primera se puede «transmitir» en 3 formas: genética pura, cultural pura y cultural genética. Concretamente, los autores consideran muy seriamente que la Mente Humana resulto de un proceso de co-evolución, es decir, un cambio genérico de una especie en relación a una seguda especie que a su vez cambia en relación con la primera, más el binomio genes- cultura, pero, ¿porqué fue el Hombre el único en evolucionar hacia una forma compleja de Mente?, los autores consideran lo que ya habíamos referido con anterioridad: agresividad y competencia sexual.

Asi como Prometeo robó el Fuego a los dioses para dárselo al Hombre, así el enorme Teilhard de Chardin habló de la Noosfera, una red de conocimiento que envuelve a la Tierra para el beneficio de la Paz y el Amor que utópicamente concibió en la Humanidad. La Mente Humana es única y es el producto de millones de años de un proceso llamado Evolución, es por demás escencial que debemos cuidarla, cualquiera que sea su precio.

Adendum: Recomiendo ampliamente el texto de los mismos autores «Genes, Mind and Culture». Lumsden and Wilson. Harvard University Press. USA. 1981.

Extraordinario

Acerca R.A.L.P.

Ver también

El personal de Salud en México. 13 de Septiembre del 2020.

¿Qué ha sucedido con el personal de Salud en este país a 6 meses de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *