Cabeza de hombre-toro.

Esculpida en Esteatita negra, esta bien realizada escultura fue tallada entre el 2,400 y 2,300 A.D.C, actualmente se encuentra en el Museo de Louvre en París, Francia. Representa a un ser híbrido -tan común en en Arte Mesopotámico-, mitad hombre, mitad toro. Por una parte, el animal representa la fuerza y gallardía y por otra el hombre, la inteligencia y prudencia. El cuerpo del ser se encuentra bien proporcionado, un relieve se observa en la parte posterior de este, la cola entre las patas y estas, en posición de descanso, dan a la figura un aire de tranquilidad.

Lo que corresponde al lomo, se encuentra cubierto por un manteado esculpido mientras que la cabeza coronada por una tiara de la cual surgen unos cuernos se conforman en símbolo de la divinidad, rizos de cabello caen por su cara así como una larga y esculpida barba se observa en la misma, esta se corresponde con la de un humano con elementos faciales -ojos, nariz y boca- bien delimitados y proporcionados. Podemos decir que la transición de animal  a dios es apenas perceptible dada la incorporación de elementos comunes a las 2 entidades originales.

 

 

Acerca R.A.L.P.

Ver también

Escultura de perro.

Esta bella figura de un perro creada en Esteatita se encuentra en el Museo de …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *