Busto-retrato de Giuliano de Medici.

Durante el Quattrocento existieron muy escasos escultores-retratistas de los cuales merece un lugar aparte Verrochio. Cuando estuvo al servicio de los Medici, el escultor trató de resaltar el parecido físico y la personalidad del retratado en la obra final. Al parecer lo logró, en éste caso, con la excepcional escultura-retrato realizada a la efigie de Giuliano de Medici en donde es plasmada la inigualable capacidad del artista para caracterizar rasgos y establecer relaciones armoniosas con el trabajo efectuado, otorgando a su estilo formas artísticas angulosas y duras, una evidente muestra del retrato psicológico, teniendo como sobresaliente resultado una caracterización de un altivo y joven individuo cuya imágen coincide en el cómo se quería ver el retratado. Cabe señalar aparte, el extraordinario trabajo realizado por el escultor en la concepción del tallado y esculpido de la región pectoral de Giuliano.

Este busto, de 61 cms. de altura, realizado en terracota, se encuentra en el National Gallery of Art de Washington

Acerca R.A.L.P.

Ver también

David en bronce.

Esta escultura data de mediados de la cuarta década del Quattrocento, se considera como una …